lunes, 24 de diciembre de 2012

Economía: Circuito Economico



Circuito Económico

La esencia del proceso de circulación es la asignación de los recursos y factores económicos a las distintas actividades y sujetos que los utilizan, y la distribución de los productos entre quienes los han de consumir. Evidentemente, tal proceso involucra también a los elementos individuales de la economía e implica en ellos determinadas transformaciones, pero todo ello desde el punto de vista de su movimiento económico, es decir, en cuanto fluyen. El proceso de circulación tiene dimensiones macroeconómicas, en el sentido que en él se integran los hechos y procesos de toda la economía y se establecen los lazos que relacionan a todos los sujetos y elementos que forman parte de una formación económico-social determinada. Como todo proceso macroeconómico, el de circulación está constituido por una inmensa cantidad y variedad de hechos, fenómenos y realidades microeconómicos, desde los cuales debemos comenzar el análisis.

El hecho microeconómico elemental del proceso de circulación es el flujo económico, entendiéndose por el cualquier movimiento o transferencia de un bien económico desde un sujeto a otro. Todo flujo económico implica el establecimiento de relaciones entre los sujetos que en él participan, las que pueden asumir diferentes formas y contenidos. Las denominamos "relaciones económicas", y son todas aquellas relaciones que se establecen entre distintos sujetos económicos, cuando entre ellos fluyen o se transfieren bienes (factores o productos), en cualquiera de los momentos del circuito económico y como resultado de la actividad de alguno o de varios sujetos.

Identificamos las relaciones económicas precisamente porque se constituyen en y por el hecho mismo del fluir de los factores y bienes. Constituyen la "unidad de sentido" y la esencia misma del proceso de circulación. Así, el principal concepto microeconómico de la circulación es el de “`relaciones económicas", el conjunto de las cuales constituye el "mercado determinado", su principal concepto macroeconómico.


Relaciones económicas de este tipo se dan, en efecto, en los siguientes momentos y fases del proceso económico:

a) En el movimiento de incorporación de los factores económicos a las empresas. Cada vez que un trámite o elemento es convocado a participar en una empresa y entra en ella, se verifican flujos que dan lugar al establecimiento de relaciones económicas, en este caso, entre el organizador de la empresa y el propietario del factor en cuestión. El conjunto de todos estos flujos de factores es constitutivo del complejo proceso de asignación de recursos y factores, de manera que podemos ver y comprender dicho proceso en cuanto constituido por innumerables relaciones económicas elementales.

b) En los flujos de bienes que se dan dentro de las unidades económicas entre los sujetos que participan en su operación y que se benefician de sus resultados. Como hemos visto, la actividad económica ya a nivel de las empresas no es sólo un conjunto de "aportaciones" sino también de "retribuciones". Y cada vez que se aportan y que se remuneran los factores (sea en forma de salario, renta, interés, participación, derechos, etc.) o que se distribuyen los beneficios y excedentes producidos, se establece algún tipo de relaciones económicas.

c) En los flujos de bienes que se dan entre las distintas unidades económicas. Cada vez que se verifican los recursos o  bienes de unas empresas a otras, cada vez que se intermedian factores entre distintos sujetos de actividad económica, cada vez que se establecen contratos, convenios, compromisos de producción, de ventas, de crédito, etc. se están configurando relaciones económicas. El conjunto de todos los procesos de intermediación que se dan en las economías han de comprenderse.



d) En los flujos que conducen los bienes económicos hasta quienes los consumen. Cada vez que los bienes y productos terminados fluyen desde las empresas hasta los consumidores, pasando por distintos canales de distribución, se verifican relaciones económicas entre los sujetos participantes. Así, el complejo proceso de distribución social del producto y de la riqueza, que determina que los distintos sujetos, grupos sociales y sectores económicos tengan una participación diferenciada en los bienes y servicios producidos en una economía determinada, debe ser visto y entendido en cuanto conformado y procesado por estas relaciones económicas.

Distintos ámbitos se verifican en las relaciones económicas, podemos decir que es mediante estas relaciones que los recursos, factores y bienes van pasando de unos sujetos y organizaciones a otros, desde que se integran al circuito económico hasta que salen del mismo. El conjunto de este proceso, en el que podemos distinguir los cuatro momentos anotados, es constitutivo del espacio teórico que denominamos "circulación".
Los factores que necesitan las empresas se encuentran dispersados por toda la economía; algunos de ellos están siendo actualmente empleados por alguna unidad económica, mientras otros se encuentran desocupados, disponibles para su utilización por quienes puedan organizarlos. Pero todos estos factores son siempre de alguien, de algún sujeto individual o agrupado, que puede decidir sobre ellos y aceptar o no que se integren a unas u otras unidades económicas. Estas, pues, deben convocarlos, para lo cual deberán despertar el interés de las personas que los poseen y ofrecerles las condiciones, recompensas y motivaciones que los muevan a colocar esos factores en esas unidades y no en otras. Este proceso con los correspondientes bienes que fluyen y vínculos que resultan entre los sujetos participantes, adopta modalidades muy diferentes en los distintos tipos de relaciones económicas.
Los empresarios pueden adquirir los factores de terceros, pagando por ellos un valor que satisfaga al ofertante. A través de estas relaciones de intercambio se compran máquinas y equipos, se contratan operarios, gerentes y administradores, se obtiene asistencia técnica y asesorías profesionales, se consiguen créditos, se mejora incluso el ambiente comunitario de la empresa.
Las unidades económicas pueden también recibir los factores por donaciones que les hacen los poseedores de los factores en base a distintas motivaciones. Así obtienen gratuitamente equipos, dinero y otros bienes, se benefician de trabajo voluntario, consiguen asistencia técnica, participan en cursos de capacitación profesional y administrativa, reciben apoyos solidarios y ayudas en su desarrollo comunitario. Pues bien, si observamos los ejemplos puestos para cada una de las vías de incorporación de factores a las empresas se podrá notar que la calidad, las características y el contenido mismo de esos factores serán distintos según la relación económica por la que hayan sido obtenidos. Por ejemplo, una asistencia técnica contratada en el mercado de intercambios probablemente proceda con criterios distintos que una obtenida en una institución de servicios solidarios gratuitos, o que una proveniente de servicios públicos; lo que puede exigirse a un trabajador contratado es distinto a lo que puede aportar un trabajador voluntario, o un socio de la empresa; el factor administrativo será sustancialmente diferente si lo aporta un ejecutivo contratado o si el grupo de socios cooperantes desarrolla colectivamente capacidades de gestión mediante cursos de capacitación; el "factor C" que se desarrolle en una empresa en base a la contratación de psicólogos o a la realización oficial de una fiesta anual de la empresa, no tendrá el mismo sentido y carácter que el que se desarrolle mediante una experiencia colectiva de apoyo mutuo frente a una necesidad compartida; y así en muchos casos.

Si de este nivel microeconómico pasamos a considerar el proceso de asignación de recursos en la economía global, convendremos que la cantidad de recursos que se activen económicamente, el grado de intensidad en que cada uno de ellos sea empleado, los Sujetos y tipos de empresas que tengan mayores facilidades para incorporarlos, y la utilización que se haga de los recursos y factores disponibles, resultarán ser muy distintos según cuáles sean las relaciones económicas que en esa economía predominen. La actividad económica conjunta de todos ellos, en una unidad de operación y gestión, supone el mantenerlos unidos e integrados en la organización; se establece en cada empresa, así, un complejo sistema de relaciones económicas entre esas personas, a través del cual fluyen las aportaciones y retribuciones. Pues bien, esos aportes pueden ser dados voluntariamente, exigidos conforme a contrato, regulados por normas generales, fluir libremente por motivaciones comunitarias, etc., y también el producto de la actividad, sea en términos físicos o de valor monetario, puede ser repartido entre los participantes de acuerdo a contratos pactados en conformidad con algún criterio igualitario, según las distintas necesidades de cada uno, o en base a algún sistema complejo en que se combinen varios de esos criterios.
Si consideramos el proceso de aportaciones y retribuciones a nivel macroeconómico, también advertimos que los niveles de confrontación son muy diferentes según las relaciones económicas que predominen. Los sujetos poseedores de factores se organizarán de distinto modo para defender sus intereses, o para coordinar sus esfuerzos. Un ejemplo: el tamaño, la fuerza y las características que adopten los sindicatos, los gremios empresariales, las asociaciones de técnicos y profesionales, etc., y el modo de sus recíprocas relaciones, serán notablemente distintas si en las empresas predominan relaciones contractuales de intercambio, relaciones cooperativas, relaciones burocráticas fijadas en base a asignaciones jerárquicamente planificadas, etc. De esas diferentes relaciones económicas derivarán también economías con una distribución de los ingresos más igualitaria o más concentrada, con mayor o menor cantidad de personas y grupos excluidos o marginados, con diferentes grados de homogeneidad y diferenciación social. Observamos también los flujos de bienes y factores entre las  empresas, que se complementan, compiten y articulan configurando sectores económicos y ramas productivas, descubrimos similares diferenciaciones. Aquí los sujetos de las relaciones son las empresas, y los bienes que fluyen son los factores que unas poseen en cantidades excedentarias y otras necesitan, y los productos que unas elaboran y otras demandan como insumos. Las transferencias í de tales factores y productos pueden hacerse directamente mediante relaciones bilaterales entre las empresas interesadas, o bien a través de empresas intermediarias y de sistemas de intermediación, el más conocido de los cuales es el de intermediación financiera que opera en base a relaciones de intercambio. Pero este es sólo uno de los modos en que se efectúa la intermediación. Nosotros analizamos ampliamente en el Libro primero otro modo de intermediación de factores (incluido el factor financiero) al considerar el sistema o "mercado" de donaciones, donde los recursos fluyen desde los donantes (públicos y privados) hasta las organizaciones beneficiarias con la intermediación de agencias y fundaciones, instituciones de servicio, grupos y centros de promoción, etc. Existen también las formas de intermediación cooperativa, que intentamos sistematizar con la idea de un mercado intercooperativo de factores constituido por una bolsa de valores cooperativos, un mercado de capitales cooperativos, una bolsa de trabajo cooperativo, y un servicio de fomento, programación y desarrollo tecnológico del sector cooperativos. Con otra estructura muy distinta, en las economías centralmente planificadas los flujos de factores y productos entre las empresas se encuentran organizados en sistemas integrados por ramas y en otras formas de intermediación planificada.


Los consumidores de productos, servicios y de cualquier otro tipo de bienes elaborados por las unidades económicas, pueden acceder a ellos y recibirlos de distintas maneras: mediante su compra directa en el mercado según las varias características de intercambio que aceptan los productores, y pasando o no por la mediación de comerciantes; pero también pueden recibirlos gratuitamente en forma de regalos y donaciones, o bien como subsidios de varios tipos (de salud, vivienda, alimentación, becas de estudio, educación pública, etc.) provenientes de asignaciones presupuestarias y del " gasto social" público. Puede accederse al consumo a través de relaciones  de cooperación, de reciprocidad u otras de menor difusión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada